default-logo
Comment are off

Platicas de Penal. La ley para nosotros los consumidores

Platicas de Penal. La ley para nosotros los consumidores

Por: EL  LICENCIADO JESUS ANTONIO URBINA VAZQUEZ

 

A estas alturas ya todo mundo lo sabe, hasta noticia nacional es.

 

El caso de las pantallas planas en una sucursal de conocida cadena de súper mercados, aquí en Chihuahua capital y ubicada en Broadway con Tecnologico, a 10.99 pesos durante este frenesí de compras llamado “Buen Fin”; bueno para nosotros los consumidores pero no tanto para los que trabajan en nuestras atención directa.

Y que es la publicidad engañosa

La publicidad engañosa se define como aquella que transmite información falsa de algún producto para generar confusión en los consumidores, su finalidad es, como su nombre lo indica engañar y manipular a las personas. Cuando un consumidor observa este tipo de publicidad se hará una idea falsa del producto o servicio que se le está presentando, aun cuando la realidad es totalmente diferente.

Esto originara que el consumidor pague por un producto que tiene características totalmente distintas a las que él vio en los avisos de publicidad. Es importante resaltar que ninguna compañía admitirá su participación o complicidad en este tipo de falsificación publicitaria, sin embargo existen algunos procedimientos que le pueden permitir a cualquier juez saber si una compañía está aplicando esta clase de publicidad, y de allí poder asignar el castigo correspondiente

 

Pero a todo esto ¿Qué entiende usted por consumidor? Para la Ley federal de protección al consumidor, en su segundo articulo, se define de la siguiente manera: “la persona física o moral que adquiere, realiza o disfruta como destinatario final  bienes, productos o servicios”.

 

Entonces, aquí los consumidores en todo su derecho de reclamar son esos primeros compradores a los que no se les respetó el precio fijado; no tanto la muchedumbre que poco después se sumó a la ganga gracias al polvorín de las redes sociales. Para estos primeros consumidores tan poco ríspido hubiera sido para la gerencia de la tienda haber respetado la equivocación. Como lo marca el séptimo articulo de la ley antes citada.

 

“Todo proveedor [persona física o moral que vende algún bien o facilita un servicio] está obligado a informar y respetar los precios, tarifas, garantías, cantidades, calidades, medidas, intereses, cargos, términos, plazos, fechas, modalidades, reservaciones y demás condiciones conforme a las cuales se hubiera ofrecido, obligado o convenido con el consumidor la entrega del bien o prestación del servicio, y bajo ninguna circunstancia serán negados estos bienes o servicios a persona alguna”.

 

Lo cual nos lleva a cómo concluyó este percance. Con la intervención de la delegada estatal de PROFECO, Yubia Velazquez, haciendo uso del octavo articulo; “La Procuraduria verificará que se respeten los precios máximos establecidos… así como los precios y tarifas que conforme a lo dispuesto por otras disposiciones sean determinados por las autoridades competentes.”

 

Ante todo este circo reflexiono sobre un gran yerro. Justamente el articulo 8 bis llama que la autoridad competente “deberá fomentar permanentemente una cultura de consumo responsable e inteligente, entendido como aquel que implica un consumo consciente, informado, crítico, saludable, sustentable, solidario y activo”.

 

Una cultura que, seamos francos, nos falta mucho en nuestra localidad. Hay que celebrar este triunfo del estado del derecho y defensa de los intereses de los consumidores puesto que si bien es cierto dicen soriana fue un error los errores se pagan y soriana no cedió por la bondad de su corazón cedió por que era inminente la multa por hasta cuatro millones de pesos

 

Cualquier duda en relación a este tema o cualquier tema  o problema legal

 

njpw09@gmail.com

614-175-41 -35

Acerca del autor